Marca Personal Steve Zissou

Un barco, un rebelde, un líder… y Saint Exupéry.

“Si quieres construir un barco, no empieces por buscar madera, cortar tablas o distribuir el trabajo. Evoca primero en los hombres y mujeres el anhelo del mar libre y ancho.”

Esta frase de Saint-Exupéry me hace pensar siempre en las diferencias entre un “jefe” y un “líder”. Seguro que habéis oído hablar de esto en infinidad de ocasiones. Cada ejemplo, cada paralelismo, cada metáfora conecta con un cierto tipo de personas. Así que os voy a dar mi visión del asunto!

Hace poco, leía un artículo acerca de como son los nuevos líderes que están siendo mejor valorados en este cambio de rumbo que estamos experimentando. Me alegró mucho la definición que se usaba para etiquetarlos; “Líderes Rebeldes”. Y me alegro, por que me siento identificado plenamente con esa etiqueta y con las acciones que llevan a cabo (para ganarse esa calificación!)

En resumidas cuentas, estos líderes son personas comprometidas no solamente con los beneficios o el puesto. Están comprometidas con algo más grande y buscan conectar y definir un propósito en su vida, en su equipo y en su marca / compañía. Hay una gran parte de autorrealización, con lo que son plenamente conscientes de que el bienestar es una parte muy importante como activo y consecuencia en el desempeño de su trabajo.

Al mismo tiempo no conciben, como se hacía tradicionalmente el estrés, el exceso de trabajo, como una situación que los posicione como triunfadores… sino, todo lo contrario. Valoran su tiempo libre y el de sus equipos. Son muy conscientes de que las carreras desbocadas en pos de un ROI tradicional y cortoplacista, no son coherentes con su manera de desempeñar su labor.

Entienden que tanto para sus equipos y para ellos mismos una de las estrategias de negocio más rentables es el “mens sana in corpore sano”.

La creatividad y los nuevos puntos de vista son recursos absolutamente esenciales en este nuevo paradigma que estamos viviendo. La innovación más allá de los adjetivos con “_ing” final. Y eso requiere tiempo, foco y un equipo que pueda “co-crear” con estos líderes.

Es interesante comprender que una persona que lidera, tiene tras de sí una gran “marca personal”. No únicamente como comunicador en contextos sociales. Sino como persona que conecta su visión, su talento, su emoción y sobre todo con el respeto por uno mismo. Ya que este respeto propio, es aquello que conecta con otros, que hace que le sigan y que hace que sea una persona inspiradora para los demás y para sí mismo.

La mejor forma de liderar, y de como decía al principio “construir un barco” …un gran barco, es sin duda hoy en día, ser un rebelde. Aprende a encontrarte, a descubrirte y a ganarte tu propio respeto. Busca a alguien que te acompañe en este camino y disfrútalo.

(y si el de la imagen es Steve Zissou y si es un rebelde!)

Share your thoughts